Artista guajiro demanda a Kevin Flórez por violación al derecho de autor

92 0

Saymon Te Canta afirma que la obra musical ‘La invité a bailar Remix’ es de su propiedad y exige una compensación económica y la devolución de la titularidad.

Ante la Fiscalía General de la Nación y la Dirección Nacional de Derechos de Autor fue denunciado el intérprete de champeta Kevin Flórez por los delitos de Violación a los derechos morales de autor, Violación a los derechos patrimoniales de autor y Violación a los mecanismos de derechos de autor,  por la obra musical que fue éxito a nivel nacional “La invité a bailar Remix”.

El denunciante es el artista guajiro Onésimo Pérez Illidge conocido artísticamente como  Saymon Te Canta, quien argumenta que Kevin uso, negoció y explotó comercialmente el fonograma y video clip de  esta canción, la cual considera de su propiedad.

Por esta razón exige una  compensación económica debido a  la explotación, disposición, y uso comercial de su fonograma “La invité a bailar remix”, desde enero del año 2013, el pago del dinero por la explotación económica de la obra audiovisual ya que se considera administrador titular de la obra y reclamación por perjuicios, ya que la canción fue un éxito que le permitió a Kevin Flórez lograr un reconocimiento nacional e internacional, induciendo al error al público, afectando la imagen de Saymon y credibilidad pública.

Igualmente la   devolución de la titularidad del fonograma y videoclip de la canción.

Según explica el demandante, Kevin tenía la obra musical plasmada en un fonograma, que es  uno de los medios que la ley reconoce como soporte material de una creación, en este caso musical, en el que se plasman una serie de ideas ya sean originales o derivadas.

“Por iniciativa mía se realizó posteriormente el remix de la misma canción, creando una nueva y con excelente producción musical, ya que se le hicieron algunos cambios, adaptaciones y arreglos aportados por mí”, afirma Saymon.

Agrega que se creó un nuevo código ISRC  “Código Estándar Internacional de Grabación”, bajo su coordinación, administración y financiación.

“Para esto se llamó al señor Jorge Luis Hernández Ramos a comienzos del año 2013 para que realizara la grabación de audio, mezcla y mastering de “La invite a bailar remix”, relata.

En la demanda dice que se  grabaron las voces de él y de Kevin, luego el señor Hernández, acudió a Iván Alexander Ángulo López conocido como Dj Pequeño, para realizar la mezcla y master en su estudio, para lo cual Saymon pagó   la suma de $250 mil.

Afirma el artista de la champeta que a la canción nueva se le realizó una obra audiovisual, que “fue pensada intelectualmente y financiada por mí, pero desde entonces Kevin la ha explotado en canales de televisión y en medios digitales como Youtube sin mi autorización y sin recibir dinero por este concepto”.

Saymon explica que se alejó de los escenarios cuando se produjo la muerte de un ser querido, hecho que lo dejó devastado, pero que en ese tiempo Kevin Flórez realizó eventos públicos “explotando la imagen e interpretación sin mi autorización y usando a otra persona de apoyo para hacer la voz mía e incluso obtuvo una negociación con la disquera Codiscos”.

Dice que la idea era esperar a su recuperación emocional, cosa que según Saymon no hicieron y la registraron a nombre de Kevin a través de   la firma  Farra Rap Reconds SAS.

“Yo confié en ellos, les pedía que reclamaran el producto final, mientras yo me recuperaba del duelo, pero no respetaron eso y tampoco me informaron lo que iban a hacer”, indica Saymón quien dice que tiene todas las pruebas a su favor.

El cantante también admite que no tenía conocimiento de sus derechos y que “cuando hablaba con el papá de Kevin, que es su representante, me decía que iba bien y que después seguía conmigo, pero fue dilatando todo”.

El año pasado cuando ya había averiguado por el tema de las regalías, dice Saymon que recibió un correo electrónico de parte de la firma de Kevin Flórez en el que lo invitaban a firmar un documento donde renunciaba a todos sus derechos de esta pieza musical y a cambiar el contexto de sus productos, haciéndolo pasar como un simple invitado promocional.

“Esto fue el detonante para tomar la decisión de demandar, por cuanto ahí están admitiendo que tengo unos derechos sobre el producto “La invité a bailar remix” y el videoclip”, indica.