El trágico adiós de Santrich

255 0

Desde la cárcel La Picota y con la voz quebradiza, el capturado excabecilla le dejó un sentido mensaje de despedida a su familia

El exjefe guerrillero Jesús Santrich, capturado el pasado 9 de abril por cuenta de una investigación de agentes federales de la DEA y del Departamento de Justicia americano, ha dejado claro que llevará su huelga de hambre hasta las últimas consecuencias y que prefiere morir en Colombia antes que vivir en una celda en Estados Unidos. Por eso a nadie extraña un mensaje de voz en el que el dirigente fariano, entre lágrimas y resquebrajos en su voz, le envía un sentido y trágico mensaje a familiares.

“Quiero decirte a ti, papá, mamá, a toda mi familia, que los abrazo con los brazos del alma, con la alegría plena de haber vivido de manera extensa, profunda, intensa, y, como cosecha que germina, decido feliz porque he procurado dar lo mejor de mí”, expresó Santrich, no sin antes dejar claro que se despide con su “espíritu, alma y consciencia limpia”.

Manifestó que siempre supo de su destino y por eso vivió sus días con pasión e intensidad. Y entre versos, canciones y flores se despidió sus padres, de sus hijos y en especial de su hija Laura. El mansaje tiene un aire fatal de despedida y muerte. “Parto entre rosas rojas, entre amarillas rosas, entre rosas azules y muchas flores de colores. Y parto entre clarinetes y gaitas, entre saxos y acordeones. Parto entre charangos, bombos y zampoñas. Parto con alegría, parto sonriendo, brindando con vino por el futuro de gloria que nos espera. Mientras tanto, cántame, madre, las Vírgenes del sol, cántame Las flores negras».

«Los amo inmensamente, hasta siempre”, finaliza.

El audio se filtró acompañado de un dibujo del líder de la FARC en el que asegura va camino a Nabudlwé. Desde hace diez años, Santrich ha estado publicando relatos tayronas en el portal Resistencia Colombia en los que menciona los nombres y palabras que presentes en el papel.

El pasado 16 de abril, el exguerrillero ya se había manifestado con sus trazos en una carta dirigida al fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez «con la certeza» de no llegar a ser extraditado.