La Mafia que Opera en la Registraduría Nacional

169 0

No se trata de hechos aislados. La Registraduría tiene evidencia de que un puñado de sus funcionarios está involucrado en una red de venta de documentos de ciudadanía colombianas a batallones de extranjeros bajo sospecha y a delincuentes locales vinculados a bandas y guerrilla.

Entre la clientela también hay decenas de venezolanos que incluso podrían votar en las próximas elecciones y varios extranjeros, entre ellos potenciales terroristas, que tienen en alerta al Gobierno de Estados Unidos.

El caso de El Emir Moulay Younes es uno de los que está bajo investigación penal.

En el municipio de Santa Rosalía, Vichada, con apenas 3.250 habitantes, dieron fe de que Moulay nació en un corregimiento cercano. Pero ya se comprobó que alguien en la Registraduría local alteró sus documentos.

Agentes federales también dieron aviso de que Hamei Atat Haisam, andaba con una cédula expedida en Galapa, Atlántico. Y la Registraduría descubrió que el supuesto testigo de su nacimiento en ese pueblo fue Samit Atat Martínez, alguien que ni siquiera existe.

Y en Roldanillo, Valle, convirtieron en colombianos al ciudadano español Inocencio Ortega y al italiano Giovanni Baldonio, cuyos antecedentes se verifican con la Interpol.

Hace una semana fueron capturadas 20 personas, entre ellas varios registradores locales, por venta de cédulas originales a migrantes.

Foto: cortesía Policía

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y Migración Colombia tienen evidencia de que en La Guajira graduaron de colombianos a los sirios Alí Hamie, Maxin Abbud, Elías Kallas, Azam Alrifai, Hausam Hamie y Lama Hamie, entre otros.

Al menos dos de esas personas estarían vinculadas a grupos terroristas islámicos. El caso es de nuestro interés por existir indagaciones de la presencia de células de Hezbolá en Venezuela”, señaló un agente federal.

Migración Colombia también tiene documentados decenas de casos de ciudadanos chinos que adquieren la ciudadanía colombiana echando mano de la red y de testigos falsos.

“No hay nada más peligroso para un país que no saber qué extranjeros tiene en su territorio. La falsedad documental no solo es un delito, sino que atenta contra la seguridad nacional. A la fecha hemos capturado a más de 40 personas implicadas en estas redes”, dijo el director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento.